MASONERÍA Y POSIBILISMO LIBERTARIO: LA ACTIVIDAD MASÓNICA DE MARÍN CIVERA

MASONERÍA Y POSIBILISMO LIBERTARIO:
LA ACTIVIDAD MASÓNICA DE MARÍN CIVERA
  Jesús RUIZ PÉREZ
Jesús RUIZ PÉREZ, "Masonería y posibilismo libertario: La actividad masónica de Marín Civera", en J. A. FERRER BENIMELI (Coord.), La masonería en Madrid y en España del siglo XVIII al XXI, Tomo II, Zaragoza, Gobierno de Aragón, 2004, pp. 1005-1021 Actas del X Symposium Internacional de Historia de la Masonería Española, Leganés (Madrid), del 2 al 6 de septiembre de 2003 
ISBN 84-96223-49-3
Sello de la colección Cuadernos de Cultura (1930-1933), dirigida por Marín Civera

Marín Civera Martínez (Valencia, 15 de abril de 1900 – México, 23 de mayo de1975) destacó, dentro del movimiento libertario español de los años 30, por su intensa labor como publicista. Vinculado al inicio de la Segunda República al sector treintista de la CNT, al final de este período se contaba entre los dirigentes del Partido Sindicalista de Ángel Pestaña[1].
Esta trayectoria permite considerar a Marín Civera un claro exponente del posibilismo libertario, concepto con el que designamos la postura de aquellos anarquistas que, sin renunciar a sus fines revolucionarios, la destrucción del Estado y del sistema capitalista, decidieron apoyar a la Segunda República e integrarse en el sistema democrático, actitud que en algunos casos se plasmó en la participación en el poder político[2].
Un aspecto menos conocido de su biografía es su dilatada pertenencia a la masonería, que se extendió de mediados de los años 20 hasta el final de la Segunda República y, probablemente, de la Guerra Civil.
En el siguiente artículo se analiza la vinculación entre la actividad de Marín Civera como libertario y aquella que desarrolló dentro de la masonería, y en especial, su proyecto de que esta institución creara un partido específico con el objeto de establecer la democracia en España, que planteó en 1928 y que permite identificarle como posibilista con anterioridad a la Segunda República. Con dicho análisis se prentende, en primer lugar, precisar los términos de la compatibilidad entre anarquismo y masonería, y, en segundo lugar, establecer los principios ideológicos en los que Marín Civera basó su postura posibilista.

1. MARÍN CIVERA, SINDICALISTA REVOLUCIONARIO
Marín Civera nació en el seno de una familia de clase media, lo que le permitió cursar estudios de contabilidad, que amplió por su cuenta con otros de literatura, filosofía y economía, adquiriendo una extensa formación intelectual. Profesional técnico, trabajó en un empresa consignataria de maderas de Grao, y en 1933 se trasladó a Madrid, tras obtener una plaza en el Instituto Nacional del Vino[3].
La relación de Marín Civera con el anarcosindicalismo, y en particular con las corrientes sindicalistas revolucionarias dentro de la CNT, se remonta a su primera juventud[4]. En diciembre de 1919 asistió al Congreso Nacional de la CNT, celebrado en el Teatro de la Comedia de Madrid, en calidad de delegado por el Sindicato Único de Emplados de Comercio de Valencia, junto a Francisco Ferrándiz[5]. En dicho Congreso la delegación de la que formaba parte Civera fue la encargada de proponer la creación de Sindicatos de Profesiones Liberales y Sindicatos de Distribución para encuadrar a los técnicos e intelectuales en el seno de la Confederación Nacional del Trabajo. La aceptación de esta medida supuso un avance en la dirección de las tesis del sindicalismo revolucionario, por cuanto estaba encaminada a poner a la organización sindical en condiciones de gestionar la producción y distribución industrial, es decir, de sustituir con éxito al sistema capitalista[6].
De 1930 al periodo final de la Segunda República la faceta por la que Marín Civera alcanzó relieve nacional, y a la que consagró todos sus esfuerzos, fue la de publicista y editor, entregado a la divulgación cultural entre los trabajadores y, en particular, a la difusión de los principios del sindicalismo revolucionario. Emprendió esta tarea con la edición de una biblioteca de folletos a precios asequibles, Cuadernos de Cultura, que entre 1930 y 1933 alcanzó casi el centenar de ejemplares publicados[7]. Dirigida a la educación autodidacta, ofertaba libros sobre una gran variedad de disciplinas, “Política, Economía, Sociología, Derecho, Ciencias Naturales y Aplicadas, Geografía, Historia, Filosofía, Religiones, Arte, Literatura, Fisiología e Higiene”, tratadas tanto por científicos como por autores de distintas tendencias políticas (libertarios, republicanos, socialistas, comunistas), aunque todos ellos unidos, en palabras de Marín Civera, por su condición “liberal”[8]. Se trataba por tanto de una colección plural en temas y perspectivas, “de sentido ecléctico”, tal y como se presentó ante los lectores[9]. Este eclecticismo implicaba una particular concepción de la educación: en oposición al adoctrinamiento, pasivo y unívoco, se ofrecían al lector materiales de estudio para que, reflexionando sobre ellos, llegara a formarse un criterio sobre las cuestiones tratadas[10].

“Vamos a exponer para que el hombre elija, acepte o reforme; nosotros no recomendamos ningún sistema, ni nos hacemos solidarios de cualquier deducción doctrinal que puedan deslizar los colaboradores”[11].

El segundo proyecto editorial de divulgación animado por Marín Civera fue la revista Orto, publicada entre 1932 y 1934. Dicha revista también hizo gala de eclecticismo, y si bien se centró en desentrañar el funcionamiento de la economía y las propuestas alternativas a la organización capitalista, concediendo protagonismo a la exposición de los análisis y concepciones del sindicalismo revolucionario de la mano de sus representantes más destacados (Cornelissen, Besnard, Pestaña), también incluyó los trabajos de autores marxistas, y no desdeñó abordar temas laterales, como la eugenesia o el anticlericalismo[12].
A la labor realizada desde estas plataformas editoriales hay que unir la publicación de obras de autoría propia, la mayor parte, a su vez, de divulgación, planteadas como introducción a la trayectoria histórica y los planteamientos de algunas corrientes de pensamiento político y económico, en particular el socialismo marxista y el sindicalismo revolucionario: El marxismo. Origen, Desarrollo y Transformación, Madrid, 1930, Socialismo (Nº1 de Cuadernos de Cultura), Valencia, 1930, La formación de la Economía Política (Nº5 de Cuadernos de Cultura), Valencia, 1930, El Sindicalismo. Historia, Filosofía, Economía, Valencia, 1931, y El sindicalismo y la economía actual, Madrid, 1936.
En la última etapa de la Segunda República tuvo lugar la adhesión de Marín Civera al Partido Sindicalista, concebido como instrumento de participación política al servicio del sindicalismo revolucionario. Destacado miembro del mismo, al inicio de la Guerra Civil se hizo cargo de la dirección de El Pueblo, de Valencia, y Mañana, de Barcelona, órganos del PS y, tras la muerte de Ángel Pestaña, en noviembre de 1937, pasó a sustituirle como Presidente del partido a escala nacional[13].

2. MARÍN CIVERA, MASÓN
Marín Civera fue iniciado el 20 de enero de 1925 en la Logia Patria Nueva Nº 4 de Grao, Valencia, perteneciente al Grande Oriente Español, con el nombre simbólico “Mario”. Exaltado al Grado 2º en junio de 1925 y al 3º en noviembre de 1925, desempeñó con frecuencia, dentro de su Logia, los cargos de mayor responsabilidad: Venerable Maestro, en 1928, Segundo Vigilante, en 1932, y Primer Vigilante, en 1933[14]. Así mismo gozó de la confianza y el reconocimiento de la Gran Logia Regional de Levante, que le eligió para ostentar su representación en distintas tareas[15]: cuando dicha Logia Regional constituyó, en marzo de 1928, la Fundación Cultural Blasco Ibáñez, Marín Civera formó parte, como Vocal, de la Comisión Gestora encargada de iniciar su funcionamiento[16]; tres meses más tarde asistió como representante oficial de la masonería de Levante a la Asamblea Nacional Simbólica celebrada en Gijón[17]; a mediados de 1930 se le designó Segundo Vigilante de la Comisión de Gobierno de la Regional Centro, establecida de modo interino en Valencia por decisión del Gran Consejo Federal Simbólico, ante los conflictos internos surgidos en el seno de la masonería madrileña[18]; y en julio de 1934 se le incluyó entre los Maestros Masones que reunían condiciones para ser elegidos Gran Maestre Nacional.
Aunque el anterior constituye el último dato inequívoco de la continuidad de Marín Civera como miembro activo dentro de la Orden, existen indicios de que ésta se prolongó hasta el final de la Guerra Civil. El primero, la carta escrita por Civera a un hermano masón fechada el 15 de julio de 1936, de cuyo texto, que comentaremos más adelante, se deduce la pervivencia de su identificación con las instituciones masónicas[19]. El segundo, el artículo de Marín Civera, que también se comentará más adelante, “Recordando a Anselmo Lorenzo, anarquista y masón”, escrito durante la Guerra Civil para su publicación enEl Sindicalista, de Madrid, uno de los órganos del PS[20]. En tercer lugar, al inicio de su exilio en Francia, periodo en el que quedó recluido en un campo de refugiados, recibió por parte de algunos masones la oferta de gestionar su salida, trato de favor que rechazó por compañerismo hacia el resto de internados, y que permite suponer que aún formaba parte de la Orden, o al menos mantenía con ella relaciones muy cordiales[21].

3. COMPATIBILIDAD ENTRE MASONERÍA Y MOVIMIENTO LIBERTARIO
Marín Civera concilió durante varios años su pertenencia a la masonería con su condición de destacado teórico y publicista libertario. Este hecho nos obliga a abordar una cuestión a la que la historiografía especializada ya ha realizado algunas aproximaciones: los términos en los que se estableció la relación entre masonería y anarquismo.

3.1. Estado de la cuestión
Para explicar la pertenencia masónica de destacadas figuras del movimiento libertario español, entre el último tercio del siglo XIX y el primero del siglo XX, se ha señalado, con acierto, la existencia de varios elementos de identidad entre anarquismo y masonería. En primer lugar, ambas corrientes pretendían transformar moralmente al individuo a fin de alcanzar una sociedad perfecta, basada en la fraternidad de todos los hombres, y confiaban en la educación como medio para alcanzar tal objetivo. Y, en estrecha vinculación con el punto anterior, ambas compartían la fe en la ciencia y la razón, concebidas como impulsoras del bienestar y el progreso del hombre, el ejercicio del librepensamiento y un marcado anticlericalismo, derivado de considerar a la Iglesia un poderoso agente de control ideológico, garante de la reacción y responsable del fanatismo y el atraso de la sociedad[22].
Junto a esta base ideológica común se ha subrayado como principal obstáculo a la compatibilidad entre masonería y anarquismo el carácter pequeñoburgués y reformista de la primera, contrapuesto a la condición obrera y revolucionaria del segundo[23]. Este enfoque se corresponde, de hecho, con la crítica a la masonería expresada en la época por parte del movimiento obrero, tanto marxista como anarquista[24]. Al asumir este planteamiento los autores que han abordado el tema suelen adjudicarle rango de contradicción insoslayable, fuente de tensión continua en los libertarios que optaron por ingresar en la masonería. Tal perspectiva acaba por negar la compatibilidad entre anarquismo y masonería: conduce a la conclusión de que un anarquista no podía ser, sinceramente y con pleno conocimiento de causa, un masón auténtico. Partiendo de esta premisa, el ingreso de ácratas en la Orden queda explicado en base a una combinación de: (1) elementos favorables: las analogías ideológicas ya expuestas, (2) factores coyunturales: por lo normal, una situación de represión sobre el movimiento libertario, y (3) consideraciones instrumentales: el deseo de usar las logias como caja de resonancia para ejercer el proselitismo[25].
Sin embargo, como pretende demostrarse a lo largo del presente trabajo, Marín Civera constituyó un ejemplo de pertenencia consecuente a la Orden. El estudio de su caso contribuirá a precisar las premisas en las que residía la compatibilidad entre anarquismo y masonería y a probar, por tanto, que ésta fue posible[26]. Algo que, por supuesto, no refuta la hipótesis de que la trayectoria masónica de otros libertarios respondiera a motivos distintos de la convicción personal, de tipo táctico o instrumental.

3. 2. La pertenencia masónica como convicción personal
¿Qué significaba ser masón?
Sin nos atenemos a la definición suministrada tanto por la historiografía como por la propia institución, la masonería era ante todo una escuela de formación del espíritu, intelectual y moral, caracterizada por el humanismo, entendiendo por éste el sistema de pensamiento que asienta su escala de valores en el desarrollo pleno de los individuos.

“La masonería no es un partido político, ni un sindicato; tampoco es una religión, ni una secta”[27].
“La masonería se puede considerar, (...), desde su nacimiento, como una escuela de formación humana (...), (...) una asociación cosmopolita que acoge en su seno a hombres de diferente lengua, cultura, religión, raza, e incluso convicciones políticas, pero que coinciden en el deseo común de perfeccionarse por medio de una simbología de naturaleza mística o racional, y de prestar ayuda a los demás a través de la filantropía y la educación”[28].
 “La Francmasonería es un movimiento del espíritu, dentro del cual tienen cabida todas las tendencias y convicciones favorables al mejoramiento moral y material del género humano. La Francmasonería no se hace órgano de ninguna tendencia política o social determinada. Su misión es la de estudiar desinteresadamente todos los problemas que conciernen a la vida de la humanidad para hacer su vida más fraternal”[29].

La actividad cotidiana de las logias estaba dedicada, de modo primordial, a la formación mutua de sus miembros, a través de la discusión de temas de debate. Y conllevaba, junto a este tipo de “trabajos”, gran número de tareas rutinarias. Así lo destacó el dirigente anarcosindicalista Vicente Ballester, miembro de la Gran Logia Española durante la Dictadura de Primo de Rivera, al hacer notar a sus compañeros que algunos “elementos valiosos”, tras ser iniciados, “cuando ven la luz y con ella la monotonía de los trabajos se marchan decepcionados”[30].
Si bien la masonería demostró ser sensible ante “la cuestión social”, conforme ésta se hacía un problema más acuciante, y la integró a los temas discutidos en los talleres, nunca llegó a adoptar una postura concluyente frente a la misma, y ésta ocupó un lugar accesorio entre sus preocupaciones. Conviene también matizar su reformismo, que estribó, no en garantizar la intangibilidad del sistema capitalista en sí, sino en excluir las soluciones violentas al conflicto entre capital y trabajo, como se desprende tanto de sus esporádicas actuaciones en el mundo profano en labores de mediación como de la tendencia que predominó en sus declaraciones, el reconocimiento del trabajo como única fuente legítima de riqueza[31].
El ingreso en la masonería, como decisión personal, implicaba el deseo de cooperar en el aprendizaje con personas que compartían las mismas inquietudes de formación del espíritu. El que algunos anarquistas pudieran aceptar como interlocutores en esta tarea a los hermanos de las logias, en su mayoría burgueses, y atribuir al intercambio intelectual con ellos una cualidad perfeccionadora constituye una expresión más del eclecticismo libertario y el concepto de la educación inherente al mismo. Como ya se ha comentado, resulta paradigmática en este aspecto la actitud de Marín Civera, cuya colección Cuadernos de Cultura no vacilaba en incorporar autores burgueses, elección que equivalía a apreciar como valiosos sus conocimientos y argumentaciones.
La hipótesis anterior queda avalada por el hecho de que la atracción por la masonería se diera entre libertarios que disponían de una educación sobresaliente. Si una cosa tenían en común Anselmo Lorenzo, Francisco Ferrer Guardia, José Sánchez Rosa, Eleuterio Quintanilla, Vicente Ballester, Pedro Vallina y Marín Civera, ésta era el poseer una notable formación intelectual.

3. 3. Una afinidad básica: el humanismo
El ingreso en la masonería, como convicción personal, requería una afinidad profunda. De entre los referentes ideológicos comunes a anarquismo y masonería, expuestos al principio de este apartado, destaca uno básico: la ética de tipo humanista.
El anarquismo se funda, en esencia, en un imperativo moral, inspirado en el humanismo: su objetivo es pasar de una organización de la sociedad basada en el beneficio propio, el dominio de unos hombres sobre otros y el enfrentamiento, a otra regida por la fraternidad y la cooperación. La anarquía, la más completa libertad e igualdad, sólo se puede conseguir librando a la humanidad del lastre del egoísmo y los fanatismos (racismo, nacionalismo) que la dividen. Para los libertarios la formación de un hombre nuevo, despojado de tales taras, objetivo que, como hemos visto, compartían con la masonería, equivalía a cumplir su aspiración suprema. Una vez alcanzada esta transformación moral, el capitalismo y el Estado, la explotación y la tiranía, no podrían pervivir, y desaparecerían junto con su causas[32].
El humanismo constituyó un ingrediente fundamental en el pensamiento sindicalista de Marín Civera. Un buen ejemplo lo representa el artículo con el que, a manera de declaración de principios, abrió el primer número de Orto, “A modo de introducción. El sentido humano de la economía”, escogido también, significativamente, para encabezar cuatro años después su obra El Sindicalismo y la economía actual[33].
Este texto constituye un ataque a la organización de la economía capitalista basado en razones morales: su ineficacia en términos sociales, es decir, humanos, debido a que sólo está regida por el egoísmo. La solución defendida por Marín Civera es aquella que concilia la racionalidad y la ética: poner el progreso técnico, las inmensas capacidades productivas desarrolladas por el capitalismo, al servicio del hombre, “para que contrariamente a lo que ocurre en la actualidad sirva para realizar fines humanos que no sean bastardeados por la intención del lucro”[34]. Algo que propone utilizando precisamente la metáfora masónica de “pulir la piedra”:

El signo de nuestro tiempo es el de dar un alma a la máquina, el de vencer esa fuerza ciega. ¿Cómo? Uniéndola al carro de una Ética superior. De una Ética que pula la rebaba de su inconsciencia[35].

Marín Civera define esta tarea, redentora de la humanidad en su conjunto, como un “vasto plan de construcción y rectificación de todos los valores humanos”, siendo su meta “la convivencia armónica”, sin dominaciones de una clase sobre otra[36].
De modo paralelo Civera identificó también la esencia de la masonería en la ética de tipo humanista. Así hizo residir en ella el fundamento de su apología de Anselmo Lorenzo como masón:

“Anselmo Lorenzo había escogido el camino de la acracia como una superación profana de su iniciación masónica. Su sueño era el hombre perfecto en su virtud austera y en su alta moral.
Su anarquismo nacía más bien de la contemplación serena del dolor humano y de la rebusca del sentimiento entre los afanes para el logro de una moral naturalísima y alejada por completo de la fría dialéctica especulativa. (...)
(...) Anarquista y masón, Anselmo Lorenzo vivirá en la memoria de todos como ejemplo máximo de bondad y de virtud”[37].

Otro ejemplo lo constituye la plancha que Marín Civera elevó a la GLR de Levante con el propóstio de que fuera defendida en la Asamblea Nacional Simbólica de 1928. La extensa argumentación incluida en la misma representa una condena en términos morales del capitalismo, considerado como el triunfo del “individualismo liberal”, basado en la ambición y caracterizado por el desprecio al “factor hombre”, y encomienda a la masonería la labor de orientar a la humanidad hacia una nueva organización de la sociedad, en la que cada persona pueda desarrollarse plenamente, cubiertas sus necesidades materiales e intelectuales. Y en contraposición al egoísmo, Civera propone como principio ético el formulado por Kant: “el hombre es un fin en sí mismo”[38].

3.4. La educación como origen de la transformación social
Anarquistas y masones propugnaron la educación como medio de reforma moral, condición y germen de la transformación social. Y precisamente la intervención de la masonería en el mundo profano destacó en el campo de la pedagogía, a través del patrocinio a la enseñanza laica y racionalista. En el caso de Marín Civera el esfuerzo resulta más patente, en tanto la Fundación Cultural Blasco Ibáñez constituyó un proyecto educativo promovido en exclusiva por la Gran Logia Regional de Levante, que contemplaba la creación de una Biblioteca popular, la construcción de un grupo de Escuelas Nuevas y la formación de una Colonia Escolar permanente en Buñol[39]. Actuaciones en el mismo sentido pueden rastrearse en la actividad de algunas de las logias a las que pertenecieron libertarios (Anselmo Lorenzo, Eleuterio Quintanilla, Vicente Ballester)[40]; un esfuerzo pedagógico complementario del desarrollado por los mismos anarquistas masones: junto al caso paradigmático de Ferrer Guardia, cabe señalar que Anselmo Lorenzo trabajó como traductor para la Escuela Moderna, y Sánchez Rosa y Eleuterio Quintanilla eran a su vez maestros racionalistas.
En lo que respecta a Marín Civera, sabemos que identificó explícitamente los objetivos de la masonería con los perseguidos en su actividad como publicista y editor en pro de la divulgación cultural. Así solicitó la colaboración de las logias en la promoción de Cuadernos de Cultura, que definió como “obra completamente masónica e inspirada por un noble deseo de liberalización cultural” que “necesita del apoyo de todos los HH.: y profanos que sientan el desinteresado impulso de la dignificación humana” [41]. Y del mismo modo se refirió a su libro El Sindicalismo y la economía actual, publicado en abril de 1936, momento en que ya pertenecía al Partido Sindicalista, como “inspirado en las normas fraternas aprendidas en la convivencia humanística y elevada de nuestras instituciones”[42].
Por último cabe señalar el hecho de que como editor Marín Civera publicó, tanto en Cuadernos de Cultura como en la Biblioteca Orto, obras acerca de la masonería, escritas por los masones Matías Usero Torrente y Pedro González-Blanco, e incluso un tratado masónico, el primer volumen de Latomía[43]. La difusión de los principios de la masonería, que ya había propuesto en la mencionada plancha de 1928, quedaba así integrada en su proyecto de emancipación a través de la cultura.

4. MASONERÍA Y POSIBILISMO LIBERTARIO
Hasta aquí hemos expuesto la afinidad esencial que posibilitó la conciliación entre anarquismo y masonería, evidente en el caso de Marín Civera, y de la que existen al menos indicios en el de otros ácratas masones. Ahora analizaremos los términos en los que Marín Civera se mostró partidario de la intervención de la Orden en la política nacional, a fin de identificar los principios ideológicos en los que se fundó su posibilismo, saldado al final de la etapa republicana con la afiliación al Partido Sindicalista.
Marín Civera formalizó su propuesta en aquella plancha, ya aludida repetidas veces, que confeccionó con la intención de que se discutiera en la Asamblea Nacional Simbólica de 1928. Civera remitió la plancha a José Estruch, Gran Maestre de la GLR de Levante, acompañada de una carta, fechada el 13 de febrero de 1928, en la que presentaba el trabajo como “la ampliación, razonada y concreta de nuestra proposición elevada a la anterior Gran Asamblea Nacional”[44]. Nos inclinamos a pensar que la autoría de tal proposición precedente correspondió al mismo Civera, por razones de concepto y estilo. En ella se establecía la dependencia de la redención espiritual respecto de la económica, y se postulaba la consecución de ambas como el deber de la masonería, proponiendo como medio para llevar a cabo dicha tarea “la propaganda por la emancipación integral del hombre” y el fomento de la instrucción, en particular “la enseñanza laica”[45]. La plancha que ahora remitía Civera a Estruch, más extensa, y más concreta en lo que se refiere a la definición de objetivos, corrió peor suerte y no llegó a debatirse la Asamblea Nacional[46].
En el documento redactado en 1928 Marín Civera propone la intervención de la masonería en la vida profana con el objetivo de instaurar una democracia, tarea que presenta como de realización de los principios masónicos. La necesidad de este intervencionsimo se justifica ante la vigencia de la Dictadura, pero también ante la perspectiva de su caída, a fin de que la transformación social se haga de modo ordenado.

“Cuando hay, como en la actualidad, tantos obstáculos a derribar, que se oponen al libre desenvolvimiento de la humanidad, [la Orden] debe salir de su acción contemplativa; nunca permanecer inactiva. Los tiempos así lo reclaman.”
“El pueblo se cansa ya de esperar y es muy posible que rebase sus cauces normales para conducirnos, a la fuerza, por derroteros que luego reprobaríamos, pero que los justificaría nuestra inercia.
Que sea la Francmasonería el freno de los dos extremismos.
Que salga del campo de la acción y plasme – con el desinterés, nobleza y altruismo que la caracteriza – los bellos postulados que le sirven de norma. Postulados que, como veremos más adelante, encajan perfectamente en una Democracia pura.”

Civera define la política como “filosofía aplicada”, disciplina encargada de hacer progresar a la humanidad en la medida de las posibilidades ofrecidas por la realidad.

“El político (...) es el que sabe evitar las revoluciones por la evolución constante.”
“La Francmasonería, puesto que ostenta un ideal fundamentalmente humano, ha de tratar de realizarlo de la manera más conveniente, pudiendo, por esto, decirse que es por esencia política, en el más elevado sentido de la palabra.”

Existe aquí analogía con uno de los principios del sindicalismo, la necesidad de acometer la transformación social conforme a un plan preciso; de hecho Orto nació con esta vocación, la de establecer con claridad la forma de construir la nueva sociedad a partir del estudio de la vigente. Civera revela una vez más la íntima relación entre su concepción de la masonería y su actividad dentro del movimiento libertario al trasvasar un cometido similar a la Orden, que, según sus palabras, para hallar la fórmula de la emancipación, “una solución certera”, se encargaría de analizar “los fenómenos humanos”; lo que le lleva a afirmar: “La Francmasonería es la sociología”.
Marín Civera, para mayor claridad, incluye en el trabajo “una síntesis de lo que se ha dicho en materia sociológica”, cuya argumentación ética ya se ha comentado. Del repaso que hace a la evolución histórica de las sociedades surge la propopuesta de un objetivo inmediato: la democracia. A desarrollar las característica de este sistema dedica un esquema de puntos mínimos, de entre los que destacan, por definir esta democracia como burguesa:

“NORMAS FORMALES
República democrática
Libertad absoluta de pensamiento, manifestación y reunión
PROCEDIMIENTO
Sufragio universal
Organismos técnicos elegidos”

El último aspecto se encuentra relacionado con una organización racional de la economía, y conlleva cierto intervencionismo, pero eso es todo. Dentro de estos puntos mínimos Civera se limita a plantear ciertas garantías laborales, entre ellas “sindicación profesional” y “retribución justa del trabajo”.
No obstante encontramos desarrollado a parte, como no podía ser menos, en calidad de ampliación a esta “base programática”, lo que puede considerarse un planteamiento acorde con una organización de la economía de tipo socialista (sensu lato):

“El trabajo es la fuente de toda riqueza (...). Abolición de todo privilegio económico que no se funde en el esfuerzo y en la capacidad”.
“Organización científica del trabajo y racionalización del mismo”.
“Tendencia a la abolición del hombre como concepto de HOMBRE-MERCANCÍA”.

Lo que plantea Marín Civera como objetivo inmediato de la masonería es la instauración de una democracia de tipo burgués, aunque correctora de las desigualdades económicas, en tanto respetuosa con los derechos laborales. Pero, y de ahí la ampliación a los mínimos, reconoce que dicho régimen constituye un estadio que será superado en el futuro por otros de tipos socialista, que identifica con la “Democracia pura”.

“Ahora bien: del punto medio democrático parten nuevas direcciones de avance, unas en vías de realización y otras en teoría pura, pero casi todas de carácter antiindividualista”.

Civera se limita a enumerar brevemente estas organizaciones alternativas, sin pronunciarse por ninguna, “dejando aparte la razón o sinrazón de todas las teorías expuestas”: anarquismo, socialismo de Estado, sindicalismo revolucionario, el “sindicalismo integral” de León Duguit y la “sociocracia” de Fourniere. No obstante el principio que actúa como motor en su exposición del devenir social, encabezada por el título “De la autocracia a la anacracia”, es la desaparición progresiva del dominio de la autoridad sobre los hombres. Lo cual, unido a las apuntadas aspiraciones en materia económica, permite identificar la organización social futura, como no podía ser menos, de nuevo, como sindicalista libertaria.
El medio propugnado por Civera para lograr la instauración de la democracia, y su posterior superación, descansa en la creación de un partido político de inspiración masónica, encargado de difundir los principios de la masonería entre el pueblo.

“[La masonería] no debe, en efecto, orientarse hacia partido político alguno; mas no puede rehuir a la formación de una articulación política paralela a su Orden y que plasme en lo real (...) sus sublimes postulados”.
“La Francmasonería no debe, no puede ver con indiferencia la opresión y las amputaciones sociales. La Francmasonería debe, precisamente en estos momentos de vacilación política, de oscilación entre dos extremismos, salir al paso y velar por los derechos de la Democracia pura (...).
Es preciso, pues, salir de esta confusión doctrinal y sacar de la actualidad una doctrina coherente, clara, que, encerrada en lo relativo, sea el punto de partida de nuevas realizaciones. (...)
(...) Este partido que propugnamos, y que podría formarse paralelamente y al margen de la organización masónica, vendría a ser el brazo ejecutor, coherente y ordenado, de sus postulados.
Para lo cual sería necesario que hiciese una declaración, al igual que la de los derechos del Hombre, para que el pueblo tenga siempre a la vista sus derechos naturales y compare los hechos de sus gobernantes y nunca se deje oprimir por la tiranía; (...); para que sepa que el fin de la sociedad es la dicha común e instituya un gobierno que garantice al hombre el goce de sus derechos; (...); para que no pueda haber desigualdades ante la ley y para que ésta sea la libre y solemne expresión de su voluntad; (...); para que pueda reunirse sin trabas y mantener libre su conciencia; (...); y para que, finalmente, el hombre, asentándose en la base de la Democracia, pueda exclamar con orgullo que está en camino de su verdadera salvación y que va a empezar su verdadera historia.
Con estas líneas programáticas, que son, indudablemente, el punto de coincidencia de todos los partidos, lanzarse a la conquista de prosélitos en el mundo profano e ir detallando y estructurando otro programa definitivo, (...) para el cual se puede tomar, si se quiere, la seriación democrática [el análisis de las características de la Democracia pura] expresada en el curso de este trabajo”.

En la anterior exposición podemos identificar los fundamentos ideológicos del posibilismo libertario en el pensamiento de Marín Civera. Civera se mostró partidario de la instauración de una democracia burguesa, definida por el respeto a las libertades civiles y los derechos laborales, desde el convencimiento de que constituía una etapa de necesaria transición hacia formas de organización social más equitativas. Una visión esta última deudora de la interpretación teleológica de la historia como continuo avance hacia formas de organización social cada vez más perfectas, común a todo el ámbito de la izquierda y a la propia masonería[47].

5. CONCLUSIÓN
Junto a las actuaciones de tipo educativo, la actividad de la masonería dentro de la vida profana se centró en la defensa de la democracia, las libertades y los derechos civiles[48]. Al aceptar la actuación en este espacio desde la convicción de que era imprescindible lograr tales objetivos dentro del sistema capitalista burgués, Marín Civera constituye un caso redondo de compatibilidad entre anarquismo y masonería.
A la luz de este caso cabe plantear si la pertenencia masónica de libertarios es suscpetible de ser considerada un indicio de posibilismo. En principio, la respuesta no puede ser concluyente, debiendo someterse a análisis cada situación particular.
De acuerdo con la hipótesis de partida, avalada por el propio ejemplo de Marín Civera, la compatibilidad entre anarquismo y masonería se explica de modo suficiente por una afinidad esencial, basada en principios comunes: el humanismo y el objetivo de lograr la transformación moral de la sociedad a través de la pedagogía. Y las iniciativas garantistas de la Orden, tales como las reivindicaciones de libertad de prensa y asociación, las peticiones de indulto o las de amnistía en favor de los presos sociales, y la misma conspiración contra la Dictadura, contaron por lo normal con la adhesión del movimiento libertario.
Sí se puede afirmar, no obstante, que el ingreso en la masonería suponía aceptar la colaboración en pro de la emancipación social con una institución integrada de modo mayoritario por la burguesía, y en particular por políticos de signo liberal o republicano, lo cual situaba a los libertarios, al menos, en predisposición para aceptar el posibilismo. A ello apuntan, por ejemplo, las ambiguas relaciones de Quintanilla hacia Melquiades Álvarez y los reformistas gijoneses en 1917[49], o, más claramente, el apoyo prestado por Pedro Vallina a la “candidatura republicana revolucionaria federalista andaluza”, en las elecciones a Cortes Constituyentes de 1931, y sus simpatías hacia el proyecto político de quien la animó, el andalucista Blas Infante[50].
BIBLIOGRAFÍA
ÁLVAREZ JUNCO, J., La ideología política del anarquismo español (1868-1910), Madrid, 1976
AYALA, J. A., “Revolución, derechos individuales y masonería: Las ligas españolas de derechos del hombre (1913-1936)”, J. A. FERRER BENIMELI (Coord.), Masonería, Revolución y Reacción. IV Symposium Internacional de Historia de la Masonería Española, Alicante, 1990, pp. 123-143
BAR, A., La CNT en los años rojos. Del sindicalismo revolucionario al anarcosindicalismo (1910-1926), Madrid, 1981
BARRIO ALONSO, A., Anarquismo y anarcosindicalismo en Asturias (1890-1936), Madrid, 1988
CNT, Memoria del Congreso celebrado en el Teatro de la Comedia de Madrid los días 10 al 18 de Diciembre de 1919, Barcelona, 1932
CIVERA, M., Socialismo, Valencia, 1930
CIVERA, M., “A modo de introducción. El sentido humano de la economía”, Orto, Nº1, Marzo de 1932
CIVERA, M., El Sindicalismo y la economía actual, Madrid, 1936
CIVERA, M., “Recordando a Anselmo Lorenzo, anarquista y masón” [AGGCE, Sección Político Social, Madrid, Leg. 848]
FERRER BENIMELI, J. A., “La masonería española y la cuestión social”, Estudios de Historia Social, Madrid, Nº40-41 (1987), pp. 7-47
FERRER BENIMELI, J. A., La masonería, Madrid, 2001
POLO FRIZ, L., “Mijaíl Bakunin y la Masonería italiana”, pp. 195-212, FERRER BENIMELI, J. A. (Coord.), Masonería, Revolución y Reacción. IV Symposium Internacional de Historia de la Masonería Española, Alicante, 1990
GÓMEZ MOLLEDA, M. D., La Masonería en la crisis española del siglo XX, Madrid, 1986
GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, A., “La masonería ante la cuestión social”, BRAOJOS GARRIDO, A. (Coord.), Masonería, prensa y opinión pública en la España contemporánea. Actas de las VII Jornadas de Comunicación, Historia y Sociedad, Sevilla, 1997, pp. 71-98
GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, A., “Masonería, republicanismo y anarquía: Pedro Vallina”, FERRER BENIMELI, J. A. (Coord.), La masonería española y la crisis del 98. VIII Symposium Internacional de Historia de la Masonería Española, CEHME, Zaragoza, 1999, pp. 43-63
GÓMEZ MOLLEDA, M. D., La masonería en la crisis española del siglo XX, Madrid, 1986
GOE, VI Asamblea Nacional Simbólica. Celebrada en los Valles de Madrid los días 24, 25, 26, 27 y 28 de mayo de 1927, Sevilla, 1927
GOE, VII Asamblea Nacional Simbólica. Celebrada en los Valles de Gijón los días 18, 19, 20, 21, 22, 23 y 24 de junio de 1928, Sevilla, 1928
GOE, Constitución del Grande Oriente Español. Ley de Tributación y División Territorial de la Jurisdicción Masónica, Sevilla, s.a. [pero inicios de la Segunda República]
GUTIÉRREZ MOLINA, J. L., “Masonería y Movimiento Obrero: Vicente Ballester y la Logia Fermín Salvochea (1926-1930)”, Papeles de Historia, Ubrique, Nº3 (1993), pp. 83-93
HOROWITZ, I. L., “Introducción”, HOROWITZ (Ed.), Los anarquistas, v. 1, La teoría, Madrid, 1990, pp. 13-75
ELORZA, A., “El sindicalismo de Ángel Pestaña”, PESTAÑA, A., Trayectoria sindicalista, Madrid, 1974, pp. 5-77  
LÁZARO LORENTE, L. M., “Blasco Ibáñez: Masonería, Librepensamiento, Republicanismo y Educación”, en FERRER BENIMELI, J. A. (Coord.), Masonería, Revolución y Reacción. IV Symposium Internacional de Historia de la Masonería Española, Alicante, 1990
MILLARES CANTERO, A., Franchy Roca y los federales en el “Bienio Azañista”, Las Palmas de Gran Canaria, 1997
NAVARRO NAVARRO, F. J., “El Paraíso de la Razón”. La revista Estudios (1928-1937) y el mundo cultural anarquista, Valencia, 1997
OLIVÉ SERRET, E., “El movimiento anarquista catalán y la masonería en el último tercio del siglo XIX. Anselmo Lorenzo y la logia Hijos del Trabajo”, FERRER BENIMELI, J. A. (Coord.), La masonería en la Historia de España. Actas del I Symposium de metodología aplicada a la historia de la masonería española, Zaragoza, 1985, pp. 131-151
PANIAGUA, J., La sociedad libertaria. Agrarismo e industrialización en el anarquismo español (1930-1939), Barcelona, 1982
PANIAGUA, J., “Estudio preliminar”, PANIAGUA, J. (Ed.), Orto (1932-1934). Revista de documentación social, Valencia, 2001, vol. 1, pp. XV-LVIII
RUIZ, J., Posibilismo libertario. Félix Morga, Alcalde de Nájera (1891-1936) [en prensa] [ya publicado: Nájera, 2003]
RUIZ, J., “República y Anarquía: El pensamiento político de Eduardo Barriobero (1875-1939)”, Berceo, Logroño, Nº144 (2003), pp. 177-202 [en prensa] [ya publicado]
SÁNCHEZ FERRÉ, P., “Anselmo Lorenzo, anarquista y masón”, Historia 16, Madrid, Nº105 (1985), pp. 25-33
SÁNCHEZ FERRÉ, P., La maçoneria a Catalunya (1868-1936), Barcelona, Edicions 62, 1990, pp. 255-277
SANTONJA, G., La insurrección literaria. La novela revolucionaria de quiosco (1905-1939), Madrid, 2000
TAVERA, S., “Civera Martínez, Marí”, MARTÍNEZ DE SAS, M. T., y PAGÉS I BLANCH, P. (Coord.), Diccionari biogràfic del moviment obrer als països catalans, Barcelona, 2000, pp. 386-387
FUENTES DOCUMENTALES
AGGCE, Masonería, Serie B, Leg. 25, Exp. 19
AGGCE, Masonería, Serie A, Leg. 779, Exp. 6
AGGCE, Masonería, Serie A, Leg. 556, Exp. 1
AGGCE, Sección Político Social, Madrid, Leg. 848
OTRAS FUENTES  
GARCÍA RÚA, J. L., “Humanismo y Filosofía en el discurso del anarquismo”, Congreso Internacional “Eduardo Barriobero y Herrán (1875-1939): Sociedad y cultura radical”, Arnedo, octubre de 2002[intervención no publicada en las Actas]
Proyecto Filosofía en Español, “Cuadernos de Cultura (1930-1933)”
    
http://www.filosofia.org/ave/001/a047.htm

NOTAS

[1] Acerca de las actividades y el pensamiento de Marín Civera en el contexto de las divisiones internas que afloraron en el anarcosindicalismo durante la Segunda República, PANIAGUA, J., “Estudio preliminar”, PANIAGUA, J. (Ed.), Orto (1932-1934). Revista de documentación social, Valencia, 2001, vol. 1, pp. XV-LVIII.
[2] El posibilismo libertario es el tema de la Tesis Doctoral que se encuentra desarrollando el autor de estas páginas. Constituye un primer acercamiento a dicho tema, a través del análisis exhaustivo de un caso concreto, el verificado en la localidad riojana de Nájera, nuestra Tesis de Licenciatura, que se publicará en breve bajo el título de RUIZ, J., Posibilismo libertario. Félix Morga, Alcalde de Nájera (1891-1936) [ya publicado: Nájera, 2003]. Véase también RUIZ, J., “Fundamentos ideológicos del posibilismo libertario bajo la II República. Las razones de Félix Morga, Alcalde de Nájera, «comunista y libertario»”, Brocar, Logroño, Nº25 (2001), pp. 163-178. En PANIAGUA, J., “Estudio preliminar”, pp. XXVII-XXIX, ya se utiliza el término posibilismo para definir la actitud hacia la política de las tendencias anarcosindicalistas a las que se vinculó Marín Civera.
[3] PANIAGUA, J., “Estudio preliminar”, pp. XVI y LVI; también TAVERA, S., “Civera Martínez, Marí”, MARTÍNEZ DE SAS, M. T., y PAGÉS I BLANCH, P. (Coord.), Diccionari biogràfic del moviment obrer als països catalans, Barcelona, 2000, pp. 386-387.
[4] Acerca del sindicalismo revolucionario, tendencia del movimiento libertario que adjudicaba a los Sindicatos la gestión de la economía una vez destruidos el capitalismo y el Estado, PANIAGUA, J., La sociedad libertaria. Agrarismo e industrialización en el anarquismo español (1930-1939), Barcelona, 1982, pp. 115-197, donde las páginas 182-190 se dedican a la concepción particular sustentada por Marín Civera.
[5] CNT, Memoria del Congreso celebrado en el Teatro de la Comedia de Madrid los días 10 al 18 de Diciembre de 1919, Barcelona, 1932, p. 27.
[6] CNT, Memoria..., pp. 44, 200 y 210-212, y BAR, A., La CNT en los años rojos. Del sindicalismo revolucionario al anarcosindicalismo (1910-1926), Madrid, 1981, pp. 543-550, donde este dictamen se pone en relación con otros acuerdos del  Congreso dirigidos en el mismo sentido, de entre los que destaca la adopción de una nueva estructura organizativa para la CNT, basada en los Sindicatos Únicos de Industria.
[7] Una relación casi completa de los títulos de la colección se encuentra en la página web del Proyecto Filosofía en Español, “Cuadernos de Cultura (1930-1933)”,http://www.filosofia.org/ave/001/a047.htm.
[8] La cita que contiene el “plan de enseñanzas” está tomada de la declaración de principios de la colección, que apareció en la contraportada del Nº1, CIVERA, M., Socialismo, Valencia, 1930; la misma se recoge literalmente en Proyecto Filosofía en Español, “Cuadernos de Cultura...”, y en NAVARRO NAVARRO, F. J., “El Paraíso de la Razón”. La revista Estudios (1928-1937) y el mundo cultural anarquista, Valencia, 1997, p. 221n. Acerca de la pluralidad ideológica de los autores, TAVERA, S., “Civera Martínez...”, p. 386. Para el calificativo “liberal”, carta de Marín Civera a una logia sin identificar, Valencia, 29 de enero de 1931, en Archivo General de la Guerra Civil Española (AGGCE), Masonería, Serie B, Leg. 25, Exp. 19.
[9] Nota de la editorial, en CIVERA, M., Socialismo, p. 4.
[10] Respecto al método de enseñanza expuesto, propio del movimiento libertario, ÁLVAREZ JUNCO, J., La ideología política del anarquismo español (1868-1910), Madrid, 1976, pp. 527-528. Para la comprensión del concepto de eclecticismo resulta de gran utilidad la obra de NAVARRO NAVARRO, F. J., “El Paraíso...”, dedicada al análisis de Estudios, “Revista ecléctica”; una interpretación del eclecticismo como muestra de la flexibilidad ideológica que caracterizó al movimiento libertario español, frente a la mayor rigidez doctrinal del marxismo, en pp. 229-230. Consideraciones similares respecto a la “Biblioteca Prensa Roja”, descrita como típicamente anarquista, en SANTONJA, G., La insurrección literaria. La novela revolucionaria de quiosco (1905-1939), Madrid, 2000, pp. 108-111. Cabe señalar aquí que Estudios se ocupó de la distribución y venta de Cuadernos de Cultura cuando la colección inició su andadura.
[11] Nota de la editorial, en CIVERA, M., Socialismo, p. 4.
[12] PANIAGUA, J., “Estudio preliminar”, pp. XV-XIX. Paniagua relaciona la presencia de marxistas en Orto con la concepción del sindicalismo, por parte de Civera, como síntesis del marxismo y el anarquismo.
[13] TAVERA, S., “Civera Martínez...”, p. 387, y PANIAGUA, J., “Estudio preliminar”, pp. LVI-LVII y, también, pp. XXVIIn.-XXVIII. Más acerca del Partido Sindicalista en ELORZA, A., “El sindicalismo de Ángel Pestaña”, PESTAÑA, A., Trayectoria sindicalista, Madrid, 1974, pp. 5-77, aquí pp. 64-72.
[14] AGGCE, Masonería, Serie B, Leg. 25, Exp. 19, expediente personal de Marín Civera Martínez, y, también, AGGCE, Masonería, Serie A, Leg. 779, Exp. 6, donde se encuentra la documentación de la Logia Patria Nueva, fuente de la mayor parte de los datos recogidos por la Delegación Nacional de Recuperación de Documentos en el citado expediente personal.
[15] AGGCE, Masonería, Serie B, Leg. 25, Exp. 19.
[16] LÁZARO LORENTE, L. M., “Blasco Ibáñez: Masonería, Librepensamiento, Republicanismo y Educación”, en FERRER BENIMELI, J. A. (Coord.), Masonería, Revolución y Reacción. IV Symposium Internacional de Historia de la Masonería Española, Alicante, 1990, pp. 213-225, aquí pp. 221-222.
[17] GOE, VII Asamblea Nacional Simbólica. Celebrada en los Valles de Gijón los días 18, 19, 20, 21, 22, 23 y 24 de junio de 1928, Sevilla, 1928, p. 8. Marín Civera integró la delegación en calidad de representante suplente.
[18] Acerca de la constitución de esta Comisión de Gobierno interina, y los acontecimientos que motivaron su creación, véase GÓMEZ MOLLEDA, M. D., La masonería en la crisis española del siglo XX, Madrid, 1986, pp. 174-176 y 227-228.
[19] Como en el caso de las anteriores referencias, remitimos a AGGCE, Masonería, Serie B, Leg. 25, Exp. 19.
[20] AGGCE, Sección Político Social, Madrid, Leg. 848. La copia que se encuentra aquí es un borrador escrito a máquina, sin fecha; no hemos localizado aún el artículo publicado.
[21] PANIAGUA, J., “Estudio preliminar”, p. LIII.
[22] Véase al respecto OLIVÉ SERRET, E., “El movimiento anarquista catalán y la masonería en el último tercio del siglo XIX. Anselmo Lorenzo y la logia Hijos del Trabajo”, FERRER BENIMELI, J. A. (Coord.), La masonería en la Historia de España. Actas del I Symposium de metodología aplicada a la historia de la masonería española, Zaragoza, 1985, pp. 131-151, SÁNCHEZ FERRÉ, P., “Anselmo Lorenzo, anarquista y masón”, Historia 16, Madrid, Nº105 (1985), pp. 25-33, SÁNCHEZ FERRÉ, P., La maçoneria a Catalunya (1868-1936), Barcelona, Edicions 62, 1990, pp. 255-277, GUTIÉRREZ MOLINA, J. L., “Masonería y Movimiento Obrero: Vicente Ballester y la Logia Fermín Salvochea (1926-1930)”, Papeles de Historia, Ubrique, Nº3 (1993), pp. 83-93, GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, A., “La masonería ante la cuestión social”, BRAOJOS GARRIDO, A. (Coord.), Masonería, prensa y opinión pública en la España contemporánea. Actas de las VII Jornadas de Comunicación, Historia y Sociedad, Sevilla, 1997, pp. 71-98, y GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, A., “Masonería, republicanismo y anarquía: Pedro Vallina”, FERRER BENIMELI, J. A. (Coord.), La masonería española y la crisis del 98. VIII Symposium Internacional de Historia de la Masonería Española, CEHME, Zaragoza, 1999, pp. 43-63. Un estudio detallado de la presencia en el pensamiento libertario de todos los factores señalados, y la consiguiente unidad básica entre éste y el pensamiento sustentado por la izquierda española de la época, en ÁLVAREZ JUNCO, J., La ideología...
[23] OLIVÉ SERRET, E., “El movimiento anarquista...”, pp. 137-138, SÁNCHEZ FERRÉ, P., “Anselmo Lorenzo...”, p. 27, SÁNCHEZ FERRÉ, P., La maçoneria..., pp. 255-256, 267 y 285, GUTIÉRREZ MOLINA, J. L., “Masonería y Movimiento...”, p. 88, GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, A., “La masonería ante...”, en particular p. 89, aunque la tesis  está implícita en todo el artículo, y GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, A., “Masonería, republicanismo...”, p. 43.
[24] A parte de en las propias obras citadas en la nota anterior, puede encontrarse una muestra representativa de las acusaciones de conservadurismo formuladas contra la masonería desde los campos libertario y marxista en FERRER BENIMELI, J. A., “La masonería española y la cuestión social”, Estudios de Historia Social, Madrid, Nº40-41 (1987), pp. 7-47.
[25] A esta conclusión llegan OLIVÉ SERRET, E., “El movimiento anarquista...”, GUTIÉRREZ MOLINA, J. L., “Masonería y Movimiento...”, GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, A., “La masonería ante...”, y GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, A., “Masonería, republicanismo...”. De modo más atenuado, en SÁNCHEZ FERRÉ, P., La maçoneria..., pp. 267-269, a la hora de explicar la pertenencia masónica de obreros revolucionarios se contemplan, junto a los personales, motivos “estratégicos”, y entre ellos se destaca el que “les logies eren – factor de primera importáncia- un forum privilegiat per a explicar-hi l’ideari i fer-hi proselitisme de la causa àcrata i proletària”. Merece citarse también aquí, por responder al esquema apuntado en el texto, aunque aplicado a un caso ajeno a la masonería española, POLO FRIZ, L., “Mijaíl Bakunin y la Masonería italiana”, pp. 195-212, FERRER BENIMELI, J. A. (Coord.), Masonería, Revolución....
[26] Constituyó otro ejemplo de compatibilidad plena el caso de Anselmo Lorenzo, de acuerdo con SÁNCHEZ FERRÉ, P., “Anselmo Lorenzo...”, FERRER BENIMELI, J. A., “La masonería española...”, pp. 8-11 y 30, y SÁNCHEZ FERRÉ, P., La maçoneria..., pp. 266-277, donde el autor replica la tesis formulada respecto a Lorenzo en OLIVÉ SERRET, E., “El movimiento anarquista...”.
[27] FERRER BENIMELI, J. A., La masonería, Madrid, 2001, p. 11.
[28] FERRER BENIMELI, J. A., La masonería, p. 34.
[29] Declaración de principios que abre GOE, Constitución del Grande Oriente Español. Ley de Tributación y División Territorial de la Jurisdicción Masónica, Sevilla, s.a. [pero inicios de la Segunda República], p. 5.
[30] GUTIÉRREZ MOLINA, J. L., “Masonería y Movimiento...”, p. 91.
[31] FERRER BENIMELI, J. A., “La masonería española...”. Nótese la ambigüedad inherente al último de los aspectos comentados, en tanto constituía un principio que podían aceptar tanto los burgueses liberales como los anarquistas, quienes lo resumían con la consigna: “El que no trabaje, que no coma”. Respecto a nuestra interpretación del reformismo sustentado por la masonería, constituye un aval a la misma la condena oficial del régimen económico vigente, basado en la explotación, que se adoptó en la Asamblea General del GOE de febrero de 1932; GÓMEZ MOLLEDA, M. D., La Masonería en la crisis española del siglo XX, p. 425.
[32] HOROWITZ, I. L., “Introducción”, HOROWITZ (Ed.), Los anarquistas, v. 1, La teoría, Madrid, 1990, pp. 13-75, aquí pp. 13-24, de especial interés por constituir una síntesis del pensamiento anarquista en su conjunto,  ÁLVAREZ JUNCO, J., La ideología..., en particular pp. 197-204 y 515-540, y, también, PANIAGUA, J., “Estudio preliminar”, p. XXXI. Hemos utilizado, así mismo, la argumentación vertida en la conferencia de GARCÍA RÚA, J. L., “Humanismo y Filosofía en el discurso del anarquismo”, Congreso Internacional “Eduardo Barriobero y Herrán (1875-1939): Sociedad y cultura radical”, Arnedo, octubre de 2002, intervención no publicada en las Actas.
[33] CIVERA, M., “A modo de introducción. El sentido humano de la economía”, Orto, Nº1, Marzo de 1932, pp. 1-5, reproducido en PANIAGUA, J. (Ed.), Orto, pp. 1-5, y CIVERA, M., El Sindicalismo y la economía actual, Madrid, 1936, pp. 8-16.
[34] CIVERA, M., “A modo...”, p. 2.
[35] CIVERA, M., “A modo...”, p. 1.
[36] CIVERA, M., “A modo...”, p. 5.
[37] CIVERA, M., “Recordando a Anselmo Lorenzo, anarquista y masón”, en AGGCE, Sección Político Social, Madrid, Leg. 848.
[38] AGGCE, Masonería, Serie B, Leg. 25, Exp. 19.
[39] LÁZARO LORENTE, L. M., “Blasco Ibáñez...”, pp. 222-225.
[40] Véanse, respectivamente, SÁNCHEZ FERRÉ, P., La maçoneria..., pp. 270-271, FERRER BENIMELI, J. A., “La masonería...”, p. 12, y GUTIÉRREZ MOLINA, J. L., “Masonería y Movimiento...”, p. 89n.
[41] Carta de Marín Civera a una logia sin identificar, Valencia, 29 de enero de 1931, en AGGCE, Masonería, Serie B, Leg. 25, Exp. 19. Se conserva otra carta de propaganda de Cuadernos de Cultura, redactada en términos similares, aunque sin fecha ni firma, entre la documentación de la Logia Colón Número 54, de Puerto Real (Cádiz); AGGCE, Masonería, Serie A, Leg. 556, Exp. 1.
[42] Carta de Marín Civera a D. Diego [¿Martínez Barrio?], Madrid, 15 de julio de 1936, en AGGCE, Masonería, Serie B, Leg. 25, Exp. 19.
[43] Junto a GONZÁLEZ-BLANCO, P., La Masonería (Nº72 de Cuadernos de Cultura), Valencia, 1933, aparecieron dentro de la Biblioteca Orto, de acuerdo con la propaganda incluida en la obra citada, USERO TORRENTE, M., Jesuitismo y masonería. Dos ideales opuestos, Valencia, 1932, y Latomia. Primer volumen de la colectánea masónica.
[44] Carta de Marín Civera a José Estruch, Valencia, 13 de febrero de 1928, en AGGCE, Masonería, Serie B, Leg. 25, Exp. 19.
[45] GOE, VI Asamblea Nacional Simbólica. Celebrada en los Valles de Madrid los días 24, 25, 26, 27 y 28 de mayo de 1927, Sevilla, 1927, pp. 269-277; las citas proceden de la p. 276. La Asamblea acordó someter la propuesta al dictamen de la Comisión Permanente del Gran Consejo Federal Simbólico, que se emitiría en el siguiente congreso.
[46] Respecto a la proposición realizada por Levante en 1927, tras el informe favorable de la Comisión Permanente la Asamblea acordó “pasarla a la Gran Asamblea extraordinaria, encargada de conocer y votar la declaración de principios y Constitución del Grande Oriente Español”; GOE, VII Asamblea..., pp. 55-56.
[47] Se identifica un pensamiento semejante como base del posibilismo libertario en RUIZ, J., “Fundamentos ideológicos...” y RUIZ, J., “República y Anarquía: El pensamiento político de Eduardo Barriobero (1875-1939)”, Berceo, Logroño, Nº144 (2003), pp. 177-202 (en prensa) [ya publicado].
[48] En este sentido fueron las iniciativas políticas adoptadas por la masonería de modo oficial, en tanto que institución, durante la Dictadura y la primera etapa de la Segunda República, actuación acorde con la orientación que imprimió Martínez Barrio al Grande Oriente Español, según se describe en GÓMEZ MOLLEDA, M. D., La Masonería... Téngase en cuenta al respecto que no resulta lícito atribuir por sistema a la masonería la actividad profana desarrollada por sus miembros, sino, en todo caso, los valores en los cuáles éstos se inspiraban para actuar; un ejemplo de buen criterio al tratar esta cuestión en FERRER BENIMELI, J. A., La masonería, pp. 101-112. En la defensa de los derechos y libertades civiles destacó el papel desarrollado en España por la Liga de los Derechos del Hombre, vinculada a la masonería por dirigentes y principios; véanse la última obra citada, pp. 145-155, y AYALA, J. A., “Revolución, derechos individuales y masonería: Las ligas españolas de derechos del hombre (1913-1936)”, J. A. FERRER BENIMELI (Coord.), Masonería, Revolución..., pp. 123-143.
[49] BARRIO ALONSO, A., Anarquismo y anarcosindicalismo en Asturias (1890-1936), Madrid, 1988, pp. 176-182. De hecho la autora interpreta el ingreso en la masonería, el mismo 1917, como un refuerzo de sus relaciones con los reformistas, y atribuye a Quintanilla una actitud de tolerancia hacia la Agrupación Sindicalista Parlamentaria, creada en tal año por un grupo de anarcosindicalistas asturianos para tomar parte en las elecciones a Cortes; p. 180.
[50] GONZÁLEZ FERNÁNDEZ, A., “Masonería, republicanismo...”, pp. 60-61, y MILLARES CANTERO, A., Franchy Roca y los federales en el “Bienio Azañista”, Las Palmas de Gran Canaria, 1997, pp. 90-91 y 230n. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada